Un viaje por el Corn Belt

12 julio, 2017

Introducción[1]

La asistencia, en mayo del presente año, del equipo de Koala Capital Sicav y Panda Agriculture & Water Fund a la junta de accionistas de Berkshire Hathaway[2] se convirtió en la excusa perfecta para volver a visitar el famoso Corn Belt. Tal y cómo la definió un vicepresidente de los Estados Unidos, la “más productiva civilización agrícola que el mundo ha visto”. Y es que cuando se conoce el territorio uno se da cuenta de la magnificencia de la zona, todo allí es mayúsculo y desmesurado; enormes campos de cereal hasta donde alcanza la vista, carreteras infinitas y una atmósfera imposible de encontrar en otro lugar.

Aquí se produce prácticamente toda la soja y maíz de los Estados Unidos, gran parte del trigo. Es además un mercado clave en ganadería. La zona del Corn Belt está formada por los estados de Illinois (Chicago), Iowa (Des Moines), Minnesota (Minneapolis), Nebraska (Lincoln) y los de Kansas y Indiana, en estos se registran la mayoría de las ventas de fertilizantes agrícolas, semilla y maquinaria agrícola de última generación, y sólo en Nebraska, residen las cuatro mayores empresas del mundo en irrigación agrícola. Es tal la potencia agrícola del Cinturón de Maíz que, según cálculos recientes de la NASA, en verano el Corn Belt absorbe más CO2 que el propio Amazonas.

No es de extrañar el carácter tranquilo de Warren Buffett, así como el elevado acierto en sus inversiones. Una gran calma se respira en Omaha durante todo el año, excepto en el fin de semana de la Junta de Berkshire o en las series mundiales de beisbol universitario que se celebran allí cada año antes de verano.

La ciudad de Buffet está situada en el oeste del Corn Belt y en las llamadas Great plains o grandes llanuras del centro de los Estados Unidos. Fue una zona habitada por los indios en un pasado no tan lejano y del que aún queda mucha influencia, Omaha es un nombre indio. Cerca, encontramos por ejemplo ciudades como Sioux City o Kansas City. O también, cerca de Denver (Colorado) pasamos por la localidad de Cheyenne. En estas grandes llanuras han crecido siempre una gran parte del ganado vacuno que ha alimentado al resto del país. Chicago y Omaha han sido las grandes capitales del ganado des del siglo XX. Sus dos mercados centrales, gracias a su conexión con las líneas de ferrocarril, han fijado los precios del ganado durante más de un siglo.

No sorprende pues que nacieran en Chicago, los mercados de futuros y opciones que hasta los días actuales continúan fijando el precio mundial de los cereales y otros productos agrícolas y ganaderos. En 1898 se fundó el actual Chicago Mercantile Exchange (CME) llamado entonces el Chicago Butter & Egg Board. Cincuenta años antes ya se había fundado el Chicago Board of Trade (CBOT), el mercado de futuros y opciones organizado más antiguo del mundo.

Originalmente solo se negociaban contratos a plazo sobre productos agrícolas, aunque con los años se empezó a negociar derivados sobre oro y plata, energía o bonos del Tesoro norteamericano. Hoy en día, la gran mayoría de contratos de derivados sobre cualquier activo financiero o materia prima se contrata aún en los mercados de Chicago que en 2007 se fusionaron bajo la marca de CME Group.

[1] El presente documento ha sido elaborado por Marc Garrigasait (@MarcGarrigasait), gestor de Panda Agriculture & Water Fund, FI.

[2] Ver el documento sobre la junta de Berkshire Hathaway, Peregrinación a Omaha, por Luis Torras

Un viaje por el Corn Belt

Descarga