¿Por qué invertir en un fondo agrícola como Panda?

La Agricultura y el sector del Agua es muy probablemente, la megatendencia mas clara para los próximos decenios. Cada día en nuestro planeta 200.000 personas nuevas deben ser alimentadas. En los próximos 40 años, deberemos producir más alimentos que los generados en los últimos 10.000. Existen fuertes restricciones en la oferta alimentaria; el crecimiento cada vez mayor de la población urbana, la disminución en los terrenos agrícolas per capita, las ganancias de productividad agrícolas decrecientes y una mayor presión sobre los escasos recursos hídricos. Estas restricciones coinciden con un crecimiento sostenido de la demanda alimentaria global, liderados por una población asiática que, tras decenios de boom económico y demográfico, está incrementando rápidamente el consumo de todo tipo de proteínas.

El sector agrícola, ganadero y del agua necesita de fuertes inversiones en los próximos años, agricultores, científicos y empresarios ya están luchando por este reto, pero se requiere un mayor volumen de financiación en los cinco continentes. Por otro lado, el vínculo entre el mundo agrícola y el sector financiero es prácticamente inexistente. Es imprescindible canalizar un porcentaje creciente del ahorro financiero y bancario hacia la investigación, las mejoras en la producción, conservación y transporte del sector agrícola y del agua. Nosotros que venimos del sector financiero estamos fomentando este trasvase al sector agrícola, fenómeno que no ha hecho más que empezar.

Para el año 2050 se estima un crecimiento de la población de 2.000 millones de personas. Este crecimiento, prácticamente en su totalidad, se concentra en Asia y África. Naciones Unidas calcula en 9.600 millones de personas la población mundial en su escenario base.

En los últimos 50 años, esperanza de vida total del mundo ha aumentado en más de un 30%. Ese crecimiento ha sido impulsado por la revolución económica asiática, mejores en la dieta, la higiene y avances médicos varios. En este periodo, el nivel de vida de en Asia ha mejorado hasta llegar a los niveles occidentales. Se estima la que ingesta de calorías per cápita en China tiene el potencial de aumentar cerca de 74% (suponiendo > $27.000 ingreso per cápita en 2040). El consumo de proteínas per cápita en la India es sigui la misma tendencia que en China. Se espera una segunda ola de crecimiento en la demanda de productos agrícolas.

En ese mismo período, el número global de hectáreas cultivadas por habitante ha caído a la mitad. Esto ha ido acompañado de mejoras continuas en la productividad agrícola que se explican por el avance de fertilizantes químicos, plaguicidas y mejoras en el riego que han contribuido a aumentar la productividad por hectárea.

Hoy en día, hay alrededor de 1420 millones hectáreas de tierra cultivable en el mundo, apenas el 11% más que en 1960. Mientras tanto, la población mundial se ha multiplicado por 2.4. La alta productividad agrícola en los años 70 y 80 ha ayudado a responder al fuerte aumento de la población mundial. En la actualidad, el incremento en rendimiento del cultivo mundial se estima entre 0% y 1% anual.

A pesar del crecimiento exponencial de la demanda, los precios de los alimentos acumulan un descenso anual de 1% desde principios del siglo XX. La excepcional productividad ha evitado el aumento de los precios. Los próximos años serán determinados por el bajo aumento de la productividad, la falta de agua y la falta de tierra cultivable.